Taller: De la Obediencia a la Colaboración

Los conflictos y los pleitos no forman una excepción de la vida cotidiana, sino forman parte entera de ella. Nosotros los papás y mamás, hacemos lo mejor que podamos para lidiar con ellos. Con muchos niños funcionan los métodos tradicionales, aunque según todas las investigaciones científicas se han demostrado inadecuados y obsoletas. A final de cuentas, ningún padre o madre quiere tener hijos obedientes. Al contrario. La obediencia no es una cualidad muy fructífera en la vida de adultos. Lo que sí queremos es que nuestros hijos aprendan a tomar decisiones sabias, a hacerse responsables de sus vidas y a colaborar con los demás para que se vuelvan autónomos. Muchos adultos expresan que sólo se trata de aprender a controlar a los hijos, pero en realidad se trata de todo lo contrario: de aprender a controlarnos a nosotros mismos. En este taller Rebecka da una introducción a un tema complejo que nos obliga a revisar y cuestionar nuestros patrones de crianza.